Un carnet vital para la identificación y circulación segura de los salvadoreños en los sectores delimitados por la Corte Inte

HomeUncategorized

Un carnet vital para la identificación y circulación segura de los salvadoreños en los sectores delimitados por la Corte Inte

Desde niños tenemos documentos que nos identifican y que dan constancia de dónde y quiénes somos. Estoy segura de que muchostuvimos carnés o tarjetas

Cuatro muertos, tres de ellos extranjeros, en un tiroteo en Afganistán
Plus de 21 3000 décès dus au covid-19 en Amérique latine et les Caraïbes
Arabia Saudita participará por primera vez en Miss Universo
Habitantes de El Zapote, Jucuarán, beneficiados con nueva Unidad Comunitaria de Salud
Israel bajo presión internacional para evitar una respuesta incendiaria al ataque de Irán

Desde niños tenemos documentos que nos identifican y que dan constancia de dónde y quiénes somos. Estoy segura de que muchos
tuvimos carnés o tarjetas escolares o de minoridad que indicaban nuestra identidad, grado de escolaridad u otra actividad; sin duda, un documento que a lo mejor atesoramos y que al verlo hoy nos llena de emoción, nostalgia y orgullo al ver nuestra fotografía plasmada.

Ahora, imagínense una población que estuvo totalmente olvidada por décadas y que no contaba con un documento que le permitiera identificarse y circular libremente en dos tierras. Pues sí, pasó, y muchos salvadoreños estuvieron totalmente aislados, sin gozar de reconocimiento y de libertad para circular, estudiar o comerciar.

Esto fue lo que sucedió con nuestros compatriotas de Sabanetas-Nahuaterique; Mesetas, Dolores-Monteca; Arcatao-Sazalapa; Los Amates-Goascorán; Tecpangüisir, y Las Pilas-Cayaguanca, sectores delimitados por la Corte Internacional de Justicia en 1992.

Pero esta situación ha cambiado desde que iniciamos la carnetización en estos territorios, que si bien están lejanos no dejan de ser el hogar de muchos de nuestros compatriotas.

Estos carnés que estamos entregando como cancillería, junto con el Registro Nacional de las Personas Naturales, están posibilitando el transporte de mercancías, acceso a la salud, educación, servicios, entrega de insumos agrícolas, así como otros programas e iniciativas para el desarrollo y bienestar de estas poblaciones.

Además de esta tarea, estamos aunando esfuerzos interinstitucionales para trabajar en estos territorios. Es así como, de manera reciente, llevamos a Sazalapa útiles escolares a estudiantes y una brigada médica de la Misión Humanitaria de Priventa Health, de Los Ángeles.

Además, junto al Registro Nacional de las Personas Naturales hemos realizado consulados móviles y asentamientos de los
hijos de los salvadoreños nacidos en esos
sectores.

Asimismo, como cancillería, junto con
el Ministerio de Salud, próximamente va￾mos a remodelar y ampliar el laboratorio clínico de Nueva Trinidad, con lo cual se les acercará mucho más el servicio de laboratorio para sus exámenes médicos.

También estamos en gestiones con el Ministerio de Obras Públicas para construir
una obra de paso o puente peatonal para la
seguridad y la disminución del riesgo al transitar por el río Sazalapa.

De manera reciente estuve en Arcatao, lugar donde comprobé la alegría de la población por todas estas obras realizadas.

También constaté la satisfacción que tienen
por la emisión del carnet, constancia que les
permitirá confluir sin ningún problema.
María Elsy Monge, una pobladora de Sazalapa, manifestaba que antes no podía circular libremente y no tenía acceso a los programas sociales y a otros beneficios como salvadoreña, pero, gracias a la apuesta y la visión del Gobierno del presidente Nayib Bukele, ahora podrá transitar sin que nadie la observe o la detenga en el camino.

Y don Orlando Gómez, otro poblador de
la zona, manifestaba que al no contar con
un carnet se le dificultaba realizar tareas
agrícolas, dado que los terrenos estaban en ambos territorios. Estas actividades son
fundamentales y básicas para el bienestar
y la soberanía alimentaria de estas familias.

¡Ven qué tan importante es contar con un documento! Definitivamente, escuchar
estos testimonios nos motiva a seguir trabajando por nuestros compatriotas.

Y es que para esta administración, estos habitantes han dejado de ser números, son nuestros hermanos, son personas que tienen derechos. De esto estamos conscientes como cancillería, a través de la Dirección de Soberanía, en donde participamos activamente en la Comisión de Seguimiento El Salvador-Honduras.

Nuestra meta es llegar a estos seis sectores delimitados y documentar a un aproximado de 18,000 personas. Es una tarea ardua, sí, pero no imposible.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: